Formas de ser del personaje

Bien, como todos sabemos hay varios tipos de personajes. Los hay buenos, muy buenos, casi como la Madre Teresa de Jesús, los hay malos malísimos, los hay irónicos, con humor, reprimidos, liberales, etc… Hay tantos personajes como personas hay en el mundo, pero claro, no puedes meter en tu relato a tu vecina la del quinto, a no ser que sea muy peculiar y de mucho juego. Considero que los personajes deben ser naturales, pero, exagerando algún punto para sacarles partido, eso sí, sin que se note mucho.

¿Difícil? Puede ser, pero normalmente lo escribimos sin pensar y cuando lo leemos, lo tenemos como natural -en el libro, porque muchas veces si eso mismo te lo hacen o dicen en la vida real, saldrías corriendo-.

Un ejemplo:

Pongamos una novela romántica -aquí los chicos estarán poniendo los ojos en blanco y diciendo, ‘ya estamos’. Tenedme paciencia, es un ejemplo-. Podemos decir esto.

Y él la miró con devoción, mientras la abrazaba con fuerza, sintiendo su corazón latir tan desbocado como el suyo.

-¿Sabes qué? -le preguntó en un susurro- Sé que toda mi vida he vivido sin ti, pero no me imagino mi futuro sin ver cada mañana tu sonrisa.

Esto lo lees y dices -ay, que romántico-. Personalmente, si un hombre me dice eso, además de pedir insulina por el subidón de azúcar, estaría diciéndole que menos coñas y que dejara de drogarse -sí, una escribe romántica, pero reconozco que serlo, no lo soy-.

El personaje debe ser romántico: Sí. ¿Debe ser algo exagerado en romanticismo? También, pero sin pasarse, porque una cosa es ser romántico y otra pasar de romántico a baboso. Lo primero, gusta leerlo, lo segundo… no.

Y aquí es donde yo empezaré a hablar de mi personaje preferido, además del malo gracioso, que es ese que es malo, pero tiene un fondillo, pequeño, casi ínfimo, de bondad y que al final terminas cogiéndoles hasta cariño -en el fondo cinematográfico, y para que nos entendamos, éste sería Loki, de Los Vengadores-.

Como decía, mi personaje favorito es ese que es malo, pero no… bueno, pero tampoco. El personaje que te sorprende y que, cuando crees que ya lo has situado, hace una cosa que no te esperas y pasa de ser un malvado, al héroe de la novela o de ser bueno a malvado sin pestañear -pensemos en el Snape de Harry Potter o, si queréis algo más cinematográfico, en el príncipe Hans de Frozen-.

JK Rowling, Harry Potter, personajes, escritora

J.K. Rowling, es, para mí, una de las escritoras que mejor domina a los personajes con una apariencia contraria a lo que realmente son.

¿Y a vosotros-as? ¿Cuál os gusta más? ¿Simples, complejos o los que parecen lo que no son?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog para escritores

Un blog para escritores con reseñas, consejos, noticias, libros, premios

Diario de un resurgir

Caer, levantarse...resurgir de tus cenizas para demostrarle al mundo cuánta es tu fuerza.

Eva Tejedor : Mi aventura de escribir

Blog con mis libros e historias

Jack T.R.

Una novela de Eva Tejedor

A %d blogueros les gusta esto: